¡Hasta el año que viene casetas! (y rebujito…)
5 / 2 votos (100%)

Imaginaros cómo ha sido la feria de vuestra amiga Adriana Alzamora para que no haya podido escribir sobre ella hasta hoy: cinco días después de que terminara…

Ha sido simplemente increíble. El hecho de que comenzara un sábado y terminara otro sábado ha hecho que la pueda disfrutar al máximo teniendo tiempo para reponerme y no teniendo que preocuparme por si iba a las prácticas con mal cuerpo o destrozaíta perdida por haber dormido solo 4 horas.

Estos factores, al ser el primer año que la feria dura ocho días y va de sábado a sábado, ha influido para que el ánimo y las ganas de disfrutarla de todos los sevillanos se haya incrementado (y los litros de rebujito que tomar…),  l oque se ha traducido en que no haya habido día en el que no nos hayamos podido reunir abslutamente todos en alún momento, algo que era imposible desde el instituto que íbamos a la caseta del distrito sur para no tener problemas de acceso ninguno.

La caseta de la Feria de Abril de los Alzamora Gutierrez es de lo más cómodo de todo el Real

También merece la pena destacar de esta feria inolvidable como no, el día en el que nos juntamos toda la familia en nuestra caseta, en el que nos olvidamos de ir de un lado para otro en busca de amigos o por variar el plan y donde nos centramos en disfrutar todo el tiempo de nuestro espacio particular, el espacio de los Alzamora Gutierrez, trasadados de Pino Montano a nuestra casa en El Real.

Ese día, que no fue otro que el domingo, también aproveché para estrenar el flamante traje de flamenca de este año, un precioso traje color albero con acabados en grana en los flecos y en los volantes, a combinación con el tocado hecho durante toda la mañana y a pesar del rebujito de la noche anterior… una ocasión perfecta para poner a prueba mis habilidades todoterreno con las tijeras y las horquillas.

Así, decidí hacerme un bonito recogido (humildad aparte, pero oye, iba guapísima las cosas como son…) en el que un trenzado abrazaba una rosa desde la parte trasera de la nuca, dejando caer algunos mechones sueltos y alisados. Eso si, sintiendolo mucho solo tuve tiempo y ganas para peinarme a mi misma…

En fin, otra bonita feria que queda para el recuerdo, y contado desde ya los días para que la feria 2018 sea cuanto menos igual de perfecta, siempre a vuestro lados, amigos y familia de Adriana Alzamora.

 

Proyecto de peluquera por profesión, contadora de historias por afición. Mantengo mi idea de convertirme en una gran comunicadora, mientras tanto me divierto y me desarrollo personalmente tijera y peine en mano. En cualquier caso, adoro todo lo que hago y todo lo que me rodea. Sois bienvenidos al blog de Adriana Alzamora Gutiérrez

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share This