¡Hola mundo!
5 / 4 votos (100%)

Con un ¡Hola Mundo!, con esta sencillez de las dos palabras con el que el propio WordPress te da la bienvenida quiero presentarme: soy Adriana Alzamora Gutiérrez, pero eso es lo que menos importa (o lo que más, según con la perspectiva con la que me leas). Lo que más importa es la razón por la que he decidido abrir este espacio, personal pero transferible, en el que Adriana Alzamora (perdonad que hable en tercera persona, pero en ocasiones me gusta desdoblarme y apreciar mi personalidad desde fuera, de hecho en eso creo que consiste el mundo virtual…) cuenta no sólo inquietudes, reflexiones y experiencias personales, sino que se expresa.

Y es que este es el espacio y la forma de desahogo que he elegido para darme a conocer de una forma más profunda de la que pudiera en una conversación en la placita de mi querido barrio junto a mis amigas y amigos, donde tantas veces hemos solucionado el mundo pero todo ha quedado en el aire. ¡Pues se acabó! A partir de ahora esas reflexiones quedarán para siempre plasmadas en este bonito mundo que es el internet y al que saludo.

Por qué el blog de Adriana Alzamora

Esto de escribir en tercera persona es un vicio que estoy mal adquiriendo y por el que quiero que me disculpéis, ya que es una cosa que me repatea cosa mala, pero es que realmente quiero que os quedéis no con mi nombre, sino con las ideas de una persona que se empieza a abrir paso en esto del “sobrevivir”, y que me pongáis nombre y apellido a la hora de saber que hay gente oculta, del día a día, que se mueven entre nosotros y hacen cosas por cambiar si no el mundo, al menos su mundo y el que les rodea.

Hablo en tercera persona por tanto porque los que me conocen en primera no tienen la necesidad de referirse a mi así, ya lo hacen como Adri, la Guti (por esa fea costumbre de identificar a las personas por las familias de donde vienen y que en mi caso era necesario porque en el colegio éramos como 35 en la clase) o incluso Anni en aquellos tiempos en los que intenté ser una modernilla de ciudad y que por suerte quedaron ya lejos (aunque quedó el nombre y el cariño para el recuerdo). Lo que quiero decir con eso de que me identifiquéis con nombre y apellidos (las tres cosas: Adriana Alzamora Gutiérrez) no es cuestión ni de ego ni de necesidad de ser alguien, sino porque si no queréis identificaros conmigo, con mi primera persona, siempre os quedará el placer de observar a esa actriz virtual que es Adriana Alzamora sin necesidad de que os encariñéis con ella.

¿Y quién es Adriana Alzamora Gutierrez?

Debo confesar que a medida que lo escribo más me canso, por lo que no os culpo si a esta alturas estáis de mi hasta… pero no lo puedo evitar: soy muy verborreica y eso se nota, como mi afición por escribir, por contar, el diseño y lo que ahora mismo me ocupa: la peluquería y estética.

Y es que sí, tras mucho dudar y tras tanto criticar la línea que todas las chicas de mi barrio seguimos pase lo que pase sí, he acabado como ellas y ¿sabéis qué? ¡Me encanta!

No dejaré mi pasión por contar y crear historias, pero eso sí, ahora mismo la Adriana Alzamora que os presento se va a volcar en cuerpo y alma por ser la mejor peluquera posible, y también por dios, en ser la peluquera que acabe con los caracolillos flamencos, las rayas en los ojos y otros estilos tan…. En fin, ¡Aquí estoy para lo que necesitéis! Vuestra ya amiga.

 

Proyecto de peluquera por profesión, contadora de historias por afición. Mantengo mi idea de convertirme en una gran comunicadora, mientras tanto me divierto y me desarrollo personalmente tijera y peine en mano. En cualquier caso, adoro todo lo que hago y todo lo que me rodea. Sois bienvenidos al blog de Adriana Alzamora Gutiérrez

Pin It on Pinterest

Share This